El 10 de abril se registraron por ejemplo 639 muertes, el “doble” de lo esperado. Abril fue el mes ” más mortífero desde la Segunda Guerra Mundial, tanto en cifras absolutas como per cápita”, según el estudio. Los investigadores calcularon una tasa en abril de 2020 de un 4 por ciento inferior a la de ese mismo mes de 1941.

El nuevo coronavirus golpeó duramente a Bélgica, que registró una de las mayores tasas de mortalidad per cápita del mundo, aunque el virus parece estar retrocediendo y el país de unos 11,5 millones de habitantes empieza a levantar algunas restricciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elogió al gobierno por realizar un conteo de fallecidos más preciso que algunos de sus vecinos, lo que podría reflejarse en una mayor tasa de mortalidad.