Deja un comentario

Día del Educador: Aliento, alma y ejemplo

Toda Cuba celebra este 22 de diciembre el Día del Educador. Foto: Irene Pérez/Cubadebate.

Tomado de Cubadebate

Hay maestros que te marcan de por vida, por una razón u otra, por su rectitud o por su inteligencia, por su pasión o por su cercanía con los alumnos, por su fuerza y su exacta caligrafía en la pizarra. Hay maestros que te retan.

Hay otros que te alaban, y cuando te equivocas, sufren una profunda decepción y hasta lloran. Hay maestros que te acompañan en tu historia de vida, te escuchan tus problemas, te detectan los errores, te trazan los caminos inexactos del futuro. Y uno le cree, aunque después nada se parezca a sus predicciones.

Con esos, con los que dejan su alma en las aulas, con los que se someten a diario a miradas críticas de muchachos preguntones e inquietos, con los que olvidan sus problemas y están en este espacio diverso de aprendizaje que es una escuela, desmenuzando libros e impartiendo saberes; con esos, prefiero quedarme, y a esos, prefiero abrazarlos, agradecerles, describirles.

Cuba es un ejemplo por su sistema de educación. Foto: Irene Pérez/Cubadebate.

Nombres de maestros, en mi espalda, llevo muchos. Sus frases épicas, sus manías, su constancia, paciencia, elegancia, sus risas y tristezas, sus malestares y locuras,  estarán fijadas de por vida en mi formación como estudiante, que en más de una ocasión han ocupado espacio en mis líneas.

Yo, que me creí profesor de Español Literatura de alumnos de onceno grado durante cuatro meses, mientras cursaba el tercer año de mi carrera, sentí y viví en mi carne ese respeto. Entonces, temía mucho, me ponía nervioso en clase. Comprendí, en mayúscula, que educar, instruir, enseñar, no es tarea sencilla.

Y llega el 22 de diciembre, y recordamos una alfabetización que atravesó lomas y madrugadas, una campaña que hizo historia en Cuba. Años después, celebramos, brindamos por aquellos educadores que aman su profesión, que insisten, que se convierten en padre y madre para sus alumnos.

Hay maestros que te llevan a la cuna y te dan de comer, hay maestros que te curan las heridas cuando te caes, otros te hablan al oído y te dicen: “Tú puedes, eres capaz”. Hay maestros que son aliento, alma y ejemplo.

Educar, instruir, enseñar, no es tarea sencilla. Foto: Irene Pérez/Cubadebate.

Hay maestros que te acompañan en tu historia de vida. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Celebramos, bridamos por aquellos educadores que aman su profesión. Foto: Irene Pérez/Cubadebate.

Hay maestros que son aliento, alma y ejemplo. Foto: Irene Pérez/Cubadebate.

Hay maestros que te retan. Foto: Irene Pérez/Cubadebate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Guerrero Boliviano

Desde Bolivia nuestro corazón cubano...

CHAMOSAURIO

Actualidad política de Venezuela

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

A %d blogueros les gusta esto: