Deja un comentario

La nueva esclavitud

Haitianos queman bandera de Estados Unidos.

Por Carolina Escarrá  G

Por estos días, en Haití, la que tanto aportó a nuestra independencia luego de lograr la suya propia hace dos siglos, ha habido manifestaciones de calle convocadas desde el 7 de febrero por líderes de partidos de oposición y por grupos sociales para exigir la renuncia del presidente Jovenel Moïse y medidas urgentes para atender la crisis del país; manifestaciones que han dejado un saldo de nueve personas fallecidas según reportes no oficiales, aunque la oposición al régimen de Moïse dice que van 50, sin información de entes oficiales al respecto, pero donde sí se ha visto una gran represión de parte de las autoridades, ante la mirada cómplice y silente de la mal llamada “comunidad internacional”, demasiado preocupada por derrocar al presidente venezolano legítimo y constitucional, Nicolás Maduro Moros, para recolonizar a nuestra Patria/Matria con las herramientas de lo que Alí Primera llamaba “la nueva esclavitud”.
Aunque el presidente Moïse, que llegó al poder sin ningún tipo de experiencia política, producto de unas elecciones fraudulentas pero reconocidas y apoyadas por los gringos, vinculado al sector empresarial y a la Fundación Clinton, dijo que no renunciaría, el Gobierno dictó algunas medidas que incluyen el retiro de privilegios a altos funcionarios del Estado, entre otras medidas que no borran los indicios de corrupción revelada por una auditoría, relacionada con la malversación de casi 4.000 millones de dólares de los fondos de PetroCaribe, que involucra a 15 exministros y actuales funcionarios haitianos, así como a una empresa que dirigía el propio Moïse; a lo que se une la depreciación del gourde, la moneda oficial, y la crisis de electricidad por la escasez de combustibles. Mientras tanto, el régimen de Moïse votó a favor de una resolución de la OEA del 10 de enero, en contra de un segundo mandato del presidente Maduro y, el 24 de enero, reconoció al usurpador autoproclamado Juan Guaidó, olvidando que cuando fue el terremoto en 2010, la Venezuela de Chávez se abocó a apoyar con 1.3 mil millones de dólares y 600 toneladas de ayuda humanitaria tras el paso de Matthew; expresando así una posición genuflexa de su-misión a Washington que ha intentado desde hace muchos años la división de PetroCaribe , desde que lanzó la iniciativa energética del Caribe en 2009, con ofrecimientos vinculados al FMI y al BM, genuflexión que ha logrado también en Bahamas, Jamaica y República Dominicana, usando la estrategia de la zanahoria y el garrote.
Aunque las cosas están más calmadas, hay inestabilidad política, al igual que en Guyana, y ni Luis Almagro ni la OEA, ni la “comunidad internacional” se pronuncian, pues esos gobernantes se ajustan a los parámetros de La Nueva Esclavitud
Tomado de Correo del Orinoco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Guerrero Boliviano

Desde Bolivia nuestro corazón cubano...

CHAMOSAURIO

Actualidad política de Venezuela

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

A %d blogueros les gusta esto: