Deja un comentario

De ciencia ficción: Trump sónico

Nadie sabe exactamente qué ocurrió y es probable que no ocurra nada. Desde que Obama sacó las relaciones con Cuba del congelador, los creativos guionistas de series de TV y películas estadounidenses forzaban sus historias para grabar en la Habana o, cuando menos, recrearla ¡¿Y cómo no?!. Tal vez uno de los guiones más asombrosos quedó dando vueltas en Washington cuando cayó en las garras de algún halcón.

En agosto pasado la increíble historia se estrenó ante los ojos de la opinión pública: Estados Unidos y Canadá acusaron a Cuba de utilizar “armas sónicas” contra sus diplomáticos en La Habana. El primer incidente se habría registrado, según los estadounidenses, en el mes de noviembre del año 2016 y el último hace pocas semanas.

En aquella ocasión, la portavoz del departamento de Estado Heather Nauert informó que dos diplomáticos cubanos fueron expulsados de EEUU el 23 de mayo, después de que homólogos estadounidenses presentaran afecciones de salud. Aclaró entonces que los “síntomas no eran peligrosos para la vida”. También dijo: “la realidad es que no sabemos qué o quién ha causado esto”.

La cadena CBS, aseguró haber logrado “acceso exclusivo” a los expedientes médicos de las víctimas, que presentarían -algunos de los- síntomas diferentes:

Lesiones cerebrales traumáticas leves

Probables daños al sistema nervioso central

Pérdida auditiva

Náuseas

Lagunas en el lenguaje que afectan sólo a palabras específicas.

Sobre la credibilidad de los diagnósticos, un elemento central causa suspicacia: Telemundo reporta que, algunos de los diplomáticos, han sido tratados en la Universidad de Miami. La ciudad es el epicentro del anticastrismo.

Según la agencia estadounidense AP, “los casos varían mucho: Distintos síntomas, diferentes relatos de lo sucedido. Es por eso que este acertijo es tan difícil de resolver”.

En un principio se trataba de un “par de víctimas”, en breve el número incrementó a 16 personas. Con mayor velocidad, desde las primeras denuncias, el número de afectados se ha dilatado: algunos medios hablan de 21 pacientes. No se conocen sus nombres, ni los cargos que ocupan en la sección de intereses, ni los síntomas individuales de sus expedientes.

Una peculiar característica del presunto del “ataque sónico” es que sólo afecta a diplomáticos de Norteamérica.

La agencia AP narra la anécdota de uno de ellos, conservando el anonimato:

“El estruendoso ruido hizo que un diplomático estadounidense saltara de su cama en un hotel de La Habana. Se movió apenas unos metros y solo halló silencio. Volvió a la cama. De manera inexplicable, el agonizante sonido volvió. Parecía como si hubiera caminado a través de una pared invisible que atravesaba su habitación.”

Apunta Pablo del Llano para El País de España que el presunto “ataque” habría ocurrido en el Hotel Capri —de propiedad estatal, pero gestionado por la cadena española NH-.

Según la página WEB especializada en hotelería Trivago: “el hotel dispone de 220 cómodas habitaciones y suites.” Se trata de un edificio de más de 19 pisos y paredes de concreto.

La AP describe una agresión con la “precisión de un láser” como un intento por justificar que el único huésped afectado sea un diplomático estadounidense que, además, reporta haber escuchado un sonido lo suficientemente poderoso para aturdirlo, perjudicar su capacidad auditiva y generar problemas del habla.

Anticastristas furibundos manifiestan su inconformidad con las acusaciones: ¿cómo Cuba habría podido desarrollar un arma de tan sofisticada tecnología que empalidecería a todos los expertos del DARPA, la NSA y la CIA?

A partir de entonces empiezan a desarrollar nuevas hipótesis, desplazando hacia Rusia o Corea del Norte las responsabilidades sobre los presuntos ataques. Es imperativo encontrar un antagonista real para esta historia que parece desprenderse de una película de ciencia ficción.

Expertos escépticos

Joseph Pompei, un ex investigador del Instituto de Tecnología de Massachusett, experto en psicoacústica y fundador de Holosonics, se mostró escéptico al ser consultado por la AP. Dijo que no es posible generar “daños cerebrales y conmociones” con armas de este tipo.

“Alguien habría tenido que sumergir la cabeza en una piscina repleta de poderosos transductores ultrasónicos”.

El Dr. Toby Heys, jefe de un centro de investigación sobre tecnologías futuristas en la Universidad Metropolitana de Manchester, en Reino Unido, dijo a la revista New Scientist que las ondas sonoras por debajo del rango de audición podrían teóricamente causar daño físico, pero sería necesario utilizar enormes bocinas a grandes volúmenes que serían muy difíciles de esconder.

Andrew Oxenham del Laboratorio de Percepción y Cognición de la Universidad de Minnesota, fue consultado por el portal BuzzFeed News sobre el tema. El experto aseguró:

“No puedo pensar en ninguna forma en la que la enfermedad y la pérdida de la audición estén relacionadas con ese sonido”

Y agregó:

“No hay forma de que un dispositivo acústico cause daño auditivo usando sonidos inaudibles”.

¿Qué dicen las investigaciones?

Desde el 17 de febrero, cuando los estadounidenses reportaron los presuntos incidentes:

las autoridades cubanas crearon un comité interinstitucional de expertos para el análisis de los hechos; ampliaron y reforzaron las medidas de protección y seguridad a la sede, su personal y las residencias diplomáticas; y habilitaron nuevos canales de comunicación directa entre la Embajada y el Departamento de Seguridad Diplomática.”

Cuba es reconocida por su impecable cumplimiento de los tratados y convenios diplomáticos, y de inmediato se ofreció a colaborar con el personal del FBI. El primer viaje se concretó en el mes de junio, antes de que el Departamento de Estado emitiera la primera declaración. Otras dos visitas han ocurrido en el mes de agosto y de septiembre.

Funcionarios estadounidenses, bajo condición de anonimato, reconocieron a la agencia AP “que existen razones para cuestionar si Cuba perpetró una campaña clandestina de agresiones.” Según la agencia de noticias, tanto el Departamento de Estado como la inteligencia estadounidense están desconcertados.

Mark Feierstein, quien estuvo al frente del descongelamiento con Cuba en el Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama, ha destacado ante medios de comunicación que las autoridades cubanas han sido muy “cooperativas”.

El 15 de septiembre, el Presidente del Consejo de Ministros de Cuba, Raúl Castro, se reunió con Jeff DeLaurentis, el embajador de Estados Unidos ante la nación caribeña, para manifestarle su “preocupación” por el tema.

Sergio Alejandro Gómez aporta para El Diario del Deshielo varios elementos cruciales ofrecidos por fuentes en Cuba. En la siguiente presentación, los ofrecemos para ustedes:

 

Quién y cuándo ha usado armas sónicas

Las armas sónicas existen. Por lo menos 22 países han adquirido este tipo armamento. El primero de ellos: Estados Unidos.

Según la BBC, las armas sónicas han sido “utilizadas en situaciones de guerra, como en Irak o para controlar multitudes en casos desorden cívico, como en Nueva Orleans tras el huracán Katrina”.

El llamado Dispositivo Acústico de Amplio Alcance fue empleado en Estados Unidos para el control de manifestaciones, en Pittsburgh, cuando enfrentaban a las protestas contra la Cumbre del G20 del año 2009.

 

Usuarios Twitter reportaron el uso de dispositivos de este tipo durante el despeje del campamento de Occupy Oakland en la mañana del 25 de octubre de 2011.

La escena se repitió en 2012, en Chicago, durante una manifestación contra la OTAN.

En agosto del 2014, la policía del condado de St. Louis utilizó dispositivos sónicos durante las protestas en contra de la violencia policial que asesinó a Michael Brown en Ferguson. Ese mismo año, en Nueva York, la policía utilizó este tipo de arma no letal contra 100 manifestantes que rechazaban la violencia policial que sesgó la vida de Erick Garner.

El 27 de mayo de 2016, en Chicago, los manifestantes contra el entonces candidato Donald Trump fueron dispersados con dispositivos sónicos. En noviembre, frente a otra concentración contra el magnate se utilizaron estas armas para disolver la protesta.

LRDA Manifestación antitrump

Funcionarios policiales han defendido el uso de estos instrumentos asegurando que se tratan de armas “inocuas” y “efectivas” para el control de disturbios. Las ocasiones documentadas nos permiten concluir que no temen emplearlas contra sus propios ciudadanos.

El misterioso caso de Estados Unidos contra Cuba parece estar marcado por los intereses políticos que se han opuesto a la normalización de las relaciones. En este sentido, han encontrado en el nuevo presidente un aliado entusiasta.

Los incidentes comenzaron a registrarse en un momento de optimismo ante la posibilidad de construir una relación más respetuosa. Incluso, ex agentes de la CIA que en el pasado se especializaron en actuar contra el archipiélago, han restado credibilidad a la idea de que Cuba pudiera haber cometido estas agresiones. Ni la administración Obama, ni la Trump han hallado evidencia que pudieran comprometer al Gobierno cubano. Pero vivimos en el mundo de las armas de destrucción masiva ficticias de Irak, el bombardeo escenificado en Qatar para justificar la agresión en Libia o en aquel insólito lugar en el que las víctimas de violaciones de derechos humanos son los que queman vivas a personas en Venezuela.

Cuba tiene un record amplio de cooperación en materia de salud con un número importante de países. En su contra no reposa el uso de la tecnología para perjudicar a ningún ser humano. Su historial diplomático demuestra un apegado compromiso con el bienestar del personal diplomático acreditado en el país.

El 15 de septiembre el Senador Marco Rubio -que durante años engañó a la población estadounidense haciéndose pasar como “exiliado” cubano, aunque su familia emigró dos años antes del triunfo de la Revolución- emitió una carta al Secretario de Estado Rex Tillerson solicitando el “cierre de la embajada de los Estados Unidos en La Habana”. Dos días después, el jefe de la diplomacia declaraba en CBS que el Presidente evalúa esa posibilidad”

Los principales beneficiarios de las agresiones a los diplomáticos parecen ser aquellos que, han hecho de la distancia entre Cuba y Estados Unidos la razón de su existencia.

Origen: De ciencia ficción: Trump sónico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Guerrero Boliviano

Desde Bolivia nuestro corazón cubano...

De eso no se habla

Lo jurídico nunca antes fue + sencillo.

CHAMOSAURIO

Actualidad política de Venezuela

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

A %d blogueros les gusta esto: