Deja un comentario

La maldad más fría

Por Felicita Rivero

Ya hace mucho que el Mundo renunció a la Paz.

Y se apertrechó de armas, muchas, más peligrosas y letales que las utilizadas en las Cruzadas, las justas medievales o la primera Guerra Mundial. Tanto ha llovido desde entonces y el ser humano sigue siendo un animal de batallas. Ya no se libran las guerras «en el nombre de Dios», ese argumento ha quedado en desuso, ahora será «en el nombre de la Democracia», o «del poderoso caballero Don Dinero» (léase el petróleo u otros recursos naturales de gran relevancia). Si tomáramos un mapa del mundo y marcáramos con chinchetas rojas los países en donde acontecen conflictos bélicos o donde acontecieron nos sorprenderíamos. No son pocos… Irak, Afganistán, Palestina, Siria, Angola, Vietnam, Corea… La Tierra ha sido escenario perpetuo, y lo sigue siendo de estas contiendas. Países enteros arrasados, muerte, hambre y, por consiguiente, miseria, sería lo que en resumen se puede argumentar como resultados de un enfrentamiento armado. Y a pesar de eso, la raza humana persiste en perpetuar como modo de vida la beligerancia.

¿Pero quién ampara esta desenfrenada cruzada?

¿Por qué tanta hostilidad?

Esas interrogantes, recurrentes entre los hombres de bien y con decoro, tienen una sola respuesta: el responsable es el norte revuelto y brutal, EE. UU.

Esta nación, que ha justificado su apetencia por Cuba a través de la ley de gravitación política enunciada por su sexto presidente, John Quincy Adams, conocida como «la política de la fruta madura», extendió su alcance a nuestro hemisferio todo, desde el Río Bravo hasta la Patagonia. Y tal es su avaricia que no repara siquiera en si está madura la fruta. Porque, como denunciara José Martí: «Los Estados Unidos creen en la necesidad, en el derecho bárbaro, como único derecho: ‹esto será nuestro porque lo necesitamos›. Creen en la superioridad incontrastable de ‹la raza anglosajona contra la raza latina›. Creen en la bajeza de la raza negra que esclavizaron ayer y vejan hoy, y de la india que exterminan».

Y para lograr sus objetivos imperialistas repiten una y otra vez los mismos métodos. Notó Martí con su claro ingenio la estrategia y la desenmascaró cuando advertía a su amigo Gonzalo de Quesada Aróstegui en el año 1889 sobre las maquinaciones yanquis hacia la isla: «Sobre nuestra tierra, Gonzalo, hay otro plan más tenebroso que lo que hasta ahora conocemos, y es el inicuo de forzar a la Isla, de precipitarla, a la guerra     —para tener pretexto de intervenir en ella, y con el crédito de mediador y garantizador, quedarse con ella. Cosa más soberbia no la hay en los anales de los pueblos libres: ni maldad más fría».

¡Asombroso!

Siglos después todavía este es el plan: crear un contexto donde sea justificable su injerencia para proteger la estabilidad de la democracia que ellos promueven y que Eduardo Galeano ha desmontado con tanta precisión: «La democracia es un lujo del norte. Al sur se le permite el espectáculo, que eso no se le niega a nadie. Y a nadie molesta mucho, al fin y al cabo, que la política sea democrática, siempre y cuando la economía no lo sea… Cuando cae el telón, una vez depositados los votos en las urnas, la realidad impone la ley del dinero». No puede ser que la América  soliviante el status quo: seguir existiendo «(…) al servicio de las necesidades ajenas, como fuente y reserva del petróleo y el hierro, el cobre y la carne, las frutas y el café, las materias primas y los alimentos con destino a los países ricos que ganan consumiéndolos, mucho más de lo que América latina gana produciéndolos». Solo que a la altura del siglo xxi han perfeccionado la técnica. Ahora también cuentan con manuales, especialistas, analistas.

Y aun en conocimiento de esta verdad, irrecusable, existen personas que claman por la intervención de su país por los barbaros modernos, y estamos hablando de Venezuela. Allí, un sector de la población reconocido mundialmente como la oposición insiste en derrocar al gobierno electo por el pueblo. Al no compartir su programa político-social, con el argumento maquiavélico de que el fin justifica los medios, le han hecho de todo para socavarlos: guerra mediática, guerra económica y terrorismo. Es decir, han llevado a la práctica las enseñanzas del Imperio.

Por un lado intentan aislar a Venezuela de la comunidad internacional, desacreditando su revolución bolivariana y con ella a los pobres de la tierra, los actores de esa revolución. Para este fin emplean a los medios de información, quienes construyen las noticias, sin reparar en la verdad. La noticia se vuelve un montaje que propone destruir visualmente y con palabras la legitimidad del gobierno, sus referentes éticos y a sus representantes. Y por si fuera poco le han impuesto un bloqueo económico interno para desaparecer de los anaqueles los productos básicos de manera que el desabastecimiento se vuelva el enemigo público del gobierno. Viejo método, archiconocido por los revolucionarios del hemisferio. Pensemos en Chile durante el período de Allende o en Cuba, país que lleva más de cincuenta años resistiendo un bloqueo, que a pesar de haber sido penalizado en la ONU persiste. Esperan enfrentar a pueblo contra pueblo, hermano contra hermano, por el deseo abierto de tomar el Poder. Ese poder que les permitiría vender en pedazos a Venezuela, hacer pedazos a la ciudadanía y sus derechos, despedazar la dignidad.

No queda otra opción que responder con Plan contra Plan, como explicara Martí: «a un plan obedece nuestro enemigo: de enconarnos, dispersarnos, dividirnos, ahogarnos. Por eso obedecemos nosotros a otro plan: enseñarnos en toda nuestra altura, apretarnos, juntarnos, burlarlo, hacer por fin a nuestra patria libre. Plan contra plan».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Un lugar en la blogósfera

la noticia rebelde

Permanencias Voluntarias

Pasen. Lean. Opinen. Todo es Voluntario.

Cuba Update

Actualízate sobre la realidad cubana.

A %d blogueros les gusta esto: