Desde Quito, Ecuador 

“Vivimos la dictadura de un partido político integrado mayormente por aquellos corruptos que se llevan dinero del Ecuador a depositarlo en paraísos fiscales porque tienen que esconder el dinero mal habido y que le pertenece a todo el pueblo ecuatoriano”, grita con micrófono en mano Guillermo Lasso en referencia al proyecto que lidera Rafael Correa pero es como si hablara de sí mismo.

El candidato de la alianza CREO-SUMA está cerrando su campaña en la última semana antes del 2 de abril, fecha del ballottage que lo enfrentará al candidato Lenín Moreno, quien aspira a continuar a Correa. Subido a un escenario montado dentro del Hotel Crowne Plaza, con una asistencia reducida que sin embargo colma el salón, y mucha prensa, esta periodista intenta acercarse, le da la mano, se presenta y él, con esa sonrisa mueca ya característica, sentencia: “Usted tiene suerte, usted tiene mucha suerte…”

Desde el escenario parecen aumentar los pocos metros que nos separan: ni antes ni después responderá a los llamados para que explique sus palabras y dé cuenta de la investigación sobre la mega red offshore con más de 49 de empresas documentadas en paraísos fiscales.

Las Noras

Hasta ahora en la investigación publicada en ediciones anteriores, aparece que Guillermo Lasso, sus hijos, familiares y allegados tendrían empresas en los paraísos fiscales de las Islas Caimán, Panamá y Delaware. Nueva documentación originada en una importante filtración de datos financieros aporta información sobre uno nuevo: la Florida. Allí se pudo identificar una serie de compañias offshore con curiosos nombres: Nora, Bill y Malena Investment. Son 29 empresas offshore seriadas con esas denominaciones que completan la red de 49 empresas offshore.

Las Noras, Bill y Malena en cuestión son en realidad lotes de propiedades inmobiliarias cuantificadas en decenas de millones de dólares adquiridas entre el año 2009 y 2010 a un tercio o mitad de su valor producto de la crisis en los Estados Unidos por la explosión de la burbuja inmobiliaria.

“En 2009, cuando ocurre la crisis en los Estados Unidos, muchas de estas propiedades las retoman los bancos para rematarlas. En esos remates, donde las vendían a mitad de precio o a la tercera parte del precio, viene un Nora Investment y compra el lote”, explica una fuente financiera. Y muestra documentación de una venta de propiedad: “un condominio domiciliado en 2440 NW 33rd St. APT 1811, Oakland Park. El historial de la transacción en Estados Unidos es público, entonces esta propiedad en junio de 2005 costaba 161.000 dólares. Lasso la compró en 98.500 dólares, seis meses antes valía casi el doble”.

Lo curioso de estos datos es que si se los contrasta con las propuestas electorales de Lasso se encuentra que una de las que más promociona es la eliminación de 14 impuestos. Entre ellos, sobresale el impuesto a la salida de divisas y la desaparición del impuesto a los activos en el exterior.

Derecho a la información

Guillaume Long es el ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador y por estas horas sus declaraciones están en la tapa del diario El Telégrafo: “Me doy cuenta de que hay una ilegalidad muy grave”, es el título de la nota donde el canciller ecuatoriano se hace eco de la investigación publicada en PáginaI12.

Consultado por esta periodista sobre si el patrimonio offshore de Lasso era o no conocido, el ministro respondió: “En Ecuador sabíamos que había ahí un tema de paraísos fiscales muy importante pero obviamente no teníamos esta investigación tan a fondo. Los ecuatorianos tienen derecho a tener esa información, tienen derecho a acudir a las urnas de forma absolutamente informada”.Y siguió: “Lamento que muchos medios de comunicación, algunos medios privados, mercantiles, que han estado claramente en oposición a la Revolución Ciudadana hayan boicoteado totalmente el tema; hay una autocensura de estos medios de comunicación que hasta la fecha no han querido tratar el tema. La no publicación de la investigación documentada es una violación clara al derecho a la información que tenemos todos; yo creo que eso podríamos tratarlo en todos los foros sobre la libertad de expresión e información como un caso emblemático a nivel internacional. Esto es un escándalo nacional y tiene que ser elevado a nivel de escándalo mundial”.

–Con respecto al referéndum votado sobre paraísos fiscales, ¿cómo está instalado en la conciencia de los ecuatorianos el tema de los paraísos fiscales y qué implicancia tiene que el candidato Lasso posea compañías en paraísos fiscales?

–Creo que hay una creciente conciencia en el pueblo ecuatoriano, lo vimos en el resultado de la consulta popular que fue un claro compromiso por parte del pueblo de luchar contra los paraísos fiscales. Eso demuestra una creciente conciencia de que los paraísos fiscales son un problema estructural, socavan el derecho al desarrollo, el financiamiento para ese desarrollo que es un fenómeno ecuatoriano pero que es un fenómeno global. El 3 de abril, un día después de las elecciones, se cumplirá un año desde que surgió el escándalo de los Panamá Papers. Sin duda alguna Ecuador ha sido el país que más ha actuado con respecto a esta alerta que se presentaba con los papeles de Panamá. Ecuador supo aprovechar ese momento primero a través de un mensaje a la Nación: el presidente Rafael Correa ante la asamblea nacional, el 24 de mayo pasado propuso este pacto ético que finalmente se plasmó en la consulta popular, una consulta que es un ejemplo para el mundo. Pero además lo pusimos en eje en la política exterior con una política que se ha centrado este año en la lucha contra los paraísos fiscales. El Ecuador ha propuesto en las Naciones Unidas este viejo anhelo, esta vieja lucha del sur global G77 de que tengamos un cuerpo intergubernamental para luchar a favor de la justicia fiscal. Uno de los componentes de la justicia fiscal son los paraísos fiscales. El pueblo ecuatoriano está asimilando este tema. Se está volviendo un punto fundamental en nuestra campaña electoral y creo que eso es positivo. Es evidente que los ecuatorianos se están dando cuenta que hay una inmensa contradicción entre que un candidato diga yo voy a traer inversión extranjera al país, voy a generar un millón de empleos, voy a dinamizar la economía pero a su vez tiene toda su plata en el exterior. Porque es una contradicción anunciar que uno es un patriota pero no creer en la patria, anunciar que va a traer inversión al país pero tener la plata afuera.

Tomado de Pagina12