Deja un comentario

RAFAEL CORREA RATIFICA INTENCIÓN DE VOLVER A ECUADOR, COMO CANDIDATO A LA VICEPRESIDENCIA EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES DE 2021

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa (2007-2017) ratificó su voluntad de regresar al país con motivo de las próximas elecciones, en las que figuraría como candidato a la vicepresidencia, según indican varios medios de la nación sudamericana.

Correa destacó durante una entrevista en la emisora de radio Majestad FM, que el actual gobierno de Lenín Moreno intentará impedir a la fuerza política Compromiso Social (CS) la posibilidad de un candidato en las presidenciales de 2021.

Si me permitieran participar en los comicios yo iría en la lista de mi partido como vicepresidente, para organizar una nueva etapa constituyente y recuperar la Patria y todo lo que han despedazado’, afirmó el ex mandatario, hoy refugiado en Bélgica. En efecto, viajó a la capital belga desde la conclusión de su mandato en mayo de 2017 y es residente en aquella nación europea.

Recordemos, no obstante, que Rafael Correa tendría que regresar a Ecuador para demostrar su inocencia sobre las acusaciones de corrupción de las que es objeto, por lo que, al llegar a Quito sería detenido y encarcelado de manera inmediata.

En la actualidad, la justicia ecuatoriana ha incoado 25 procesos contra Correa. Sin embargo, a pesar de ese impedimento, podría ser candidato ya que son órdenes de prisión preventiva; no existe una sentencia de culpabilidad contra él, por lo que podría presentarse a algún cargo.

Sin embargo, las intenciones del gobierno de Moreno, son someterle a juicio e inventar más pruebas para inculparle, tal y como se hizo con Luís Inacio Lula da Silva en Brasil.

En ese sentido, el ex presidente ecuatoriano manifestó que podría inscribirse a través de un poder notarial, o un dirigente podría hacerlo, incluso en el consulado de Bélgica, pero cuestionó que ahora ‘dirán que es imprescindible inscribirse en persona, para que no participe’.

Continuar leyendo »

Deja un comentario

TRUMP PIDE A RUSIA QUE SE DESARME, MIENTRAS EE.UU. SE REARMA

TRUMP PIDE A RUSIA QUE SE DESARME, MIENTRAS EE.UU. SE REARMA

Desde la Cámara Alta rusa han calificado de absurda la idea del Pentágono de incluir en el tratado START III todo el armamento avanzado.

Según denunció un senador ruso, de esta forma EE.UU. exige un paso unilateral de la parte rusa, en vez de buscar compromisos mutuos.

Continuar leyendo »

Deja un comentario

¿A QUIÉN LE IMPORTA TODAVÍA EL G-7? (BIARRITZ, 2019)

Un encuentro que se coloca oficialmente bajo el signo de las desigualdades, pero que también evocará los temas que crispan a esos siete países, como el impuesto GAFA (Google, Amazon, Facebook, Apple) ante el que los franceses y los británicos, por una vez unidos, se oponen a los estadounidenses; el medio ambiente, pasando por la guerra comercial entre los Estados Unidos y China.

¿Pero se mantendrá este G-7 a la altura de las expectativas? Lo podemos poner en duda. Además, ¿es realmente este “club” de los siete países más ricos y poderosos, que dice ser desde principios de 1975 o está siendo superado por otras instituciones?

EL G-7: AGENDA OFICIAL Y NO OFICIAL

La reunión del G-7 que se celebra en Biarritz, bajo ocupación armada y asedio, atrae tanto a periodistas como a “alterglobalistas”. Oficialmente, las decisiones esperadas se refieren a la reducción de las ya mencionadas desigualdades, un tema sobre el cual podemos esperar muchas palabras hermosas y muy pocas acciones concretas.

La cuestión del medio ambiente, así como la de las negociaciones comerciales y el papel del multilateralismo se discutirán, necesariamente. Sabemos que en este punto las opiniones de los Estados Unidos y otros países difieren de manera importante.

También podemos pensar que se abordarán algunos temas que no están explícitamente en la agenda: la instrumentalización del comercio de dólares con fines políticos, por parte de los Estados Unidos, se ha convertido en un grave problema, así como los crecientes riesgos de una cercana recesión y crisis global.

Esta reunión del G-7 sin duda será una oportunidad para aclarar algunas diferencias. Pensemos por ejemplo en Irán, un tema sobre el cual Francia, Alemania, pero también Japón, no están de acuerdo con Washington, sino también la cuestión de las negociaciones comerciales.

El gobierno de Trump ha expresado claramente su descontento con los contactos y conversaciones multilaterales.

De la otra parte, los países miembros de la Unión Europea están, correcta o incorrectamente, más apegados a ella. Por lo tanto, se plantea la cuestión de la presencia de los Estados Unidos en la OMC (Organización Mundial del Comercio), que Trump ha sugerido podría abandonar, dejando claro que ya no considera que este tipo de organismos internacionales sean efectivos y útiles, al menos desde el punto de vista del millonario neoyorquino.

Esta pregunta será una parte natural de las discusiones del G-7 y, por lo tanto, de una posible reforma de la OMC.

Finalmente, debo mencionar la candente cuestión de las relaciones con China y la disputa comercial entre los USA y el gigante asiático. Pero aquí se podría mantener una relativa unanimidad de fachada, porque por algunas razones que todos conocemos, aceptarán condenar de antemano una intervención directa de Beijing en la crisis de Hong Kong, demostrando así una inmensa hipocresía.

LA “DANZA DEL VIENTRE” DE EMMANUEL MACRON

El presidente galo, Emmanuel Macron, máximo responsable de esta cumbre, es consciente de que la influencia del G-7 ha disminuido considerablemente en los últimos diez años.

Es obvio que los Siete de Hoy son herederos del lejano G-5, que se formó para tratar de coordinar las políticas monetarias de las principales potencias occidentales, tras la disolución, en 1973, de los acuerdos de Bretton Woods y que originalmente fue una idea del entonces presidente francés Valéry Giscard d’Estaing (1974-1981).

El G-7 se ha encargado de coordinar los movimientos de divisas, a medida que los tipos de cambio se han vuelto flexibles. Primero, cuando el grupo lo formaban cinco naciones, luego provisionalmente G-6 y más tarde, en 1976, con la incorporación de Canadá, se convirtió en el G-7, aumentando su influencia que pronto se extendería a otros aspectos de la economía, además de los simples problemas monetarios.

A finales del siglo XX, el G-7 representaba un rol dominante en la economía global. Ya no es el caso. Está claramente detrás de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que es un foro donde se reúnen algunos países emergentes.

La expulsión de Rusia del G-8, en 2014, que ahora lamentan tanto los líderes japoneses como los italianos, escuece aún cuando Donald Trump se revuelve fieramente contra la Federación eslava y China, marcando su declive político a nivel internacional, aunque siempre en ascenso periodístico por sus innumerables provocaciones.

Además, si calculamos con exactitud científica la participación del G-7 en el PIB mundial, comprobaremos que hoy se sitúa por debajo de los BRICS.

Es obvio que la propuesta de Emmanuel Macron de invitar a otros países, como Australia, India, Sudáfrica y Chile, representa un reconocimiento subliminal de que no todo va sobre ruedas. Pero, debo reseñar con ironía manifiesta que China y Rusia, cuyo papel es crucial en el mundo, no están invitados.

El propósito de aquella invitación es enmascarar la pérdida de influencia y prestigio del G-7 sobre lo que representa el G-20. Una propuesta que no tiene otro objetivo que tratar de romper el frente de los países emergentes de los BRICS. Como muchas iniciativas de Emmanuel Macron, este artero plan será un rotundo fracaso político.

¿G-7 Ó G-20?

Hoy está claro que cualquier club exclusivo de los países más ricos ya no tiene legitimidad, ni siquiera para proponer decisiones al resto de las naciones en vías de desarrollo o ya asentadas en el primer mundo.

Sorprende que Estados Unidos, por su parte, haya querido invitar nuevamente a Rusia a participar en el G-7, sabiendo que es muy poco probable que el gobierno de Putin acepte. Moscú sabe muy bien que este organismo tiene los años contados. Como ya dije, el G-7 es superado por los BRICS, no solo en el porcentaje del PIB mundial, sino también en las inversiones que realiza a nivel internacional.

Los dos gráficos anteriores reflejan no solo el aumento de las inversiones chinas, indias y rusas, sino también la desaceleración significativa de las realizadas por los países del G-7, ya sean alemanas o estadounidenses.

Una vez más, se puede comprobar que, hasta el año 2000, los países del G-7 representaban alrededor del 60% de la inversión mundial. El punto de inflexión, por tanto, data del siglo XXI. Los países emergentes han aumentado rápida y significativamente su participación en la inversión. Se colocaron a la par con los países del G-7, en 2009, y ya los han rebasado.

De hecho, una comparación del G-20 con el G-7 demuestra que el primero tiene prioridad sobre el segundo. Es decir, que el G-20 se ha convertido en el verdadero foro global. Los siete más ricos precisan de otros trece.

El G-20 representa actualmente el 73,6% del PIB mundial. Combinando el G-7, la Unión Europea, los BRICS y otros países emergentes importantes, tendríamos un conjunto incomparablemente más relevante a nivel económico y más equilibrado.

Así que estamos viviendo el fin de la “occidentalización” del mundo, una situación que se inició a finales del siglo XVIII y se mantuvo hasta finales del siglo XX. Tal vez esa verdad sea la razón principal de la negativa rusa a regresar al seno del G-7.

El centro de gravedad de la economía global ya no es el Océano Atlántico. Se trasladó a Asia con China, hoy la segunda economía mundial, aunque la primera cuando se calcula en paridad el poder adquisitivo frente al de los Estados Unidos. Por no hablar de la India, que también crece y ahora apunta a ocupar el quinto lugar. La cumbre del G-7 Biarritz ya no puede decidir por el mundo, digan lo que digan o lo que piensen los periodistas de los principales medios de comunicación occidentales.

LA INSIGNIFICANCIA DEL G-7

Los países que forman el G-7, desde la cumbre celebrada en Canadá en 2018, han considerado que no sería prudente mostrar las grandes diferencias que existen entre ellos, pese a las grandes coincidencias de intereses que mantienen.

Al mismo tiempo, esa dualidad de objetivos comunes y antagónicas opiniones sobre la solución a los problemas actuales, nunca ha sido tan importante y, sobre todo, parece irremediable e irreconciliable. Por lo tanto, no podemos excluir que en el G-7 se haya abierto una enorme brecha.

Sin embargo, es probable que los diplomáticos encuentren algunas hermosas, pero huecas fórmulas, que proclamen que el “Club” aún funciona, aunque sea patente que esa Peña se encuentre paralizada y, sobre todo, que ya no tiene la importancia que le distinguió hace 20 años.

https://www.les-crises.fr/russeurope-en-exil-biarritz-qui-se-soucie-encore-du-g-7-par-jacques-sapir/

 

a través de ¿A QUIÉN LE IMPORTA TODAVÍA EL G-7? (BIARRITZ, 2019)

Deja un comentario

Macri deja a Argentina en ruinas

Por: Ángel Guerra Cabrera
El régimen neoliberal de Mauricio Macri consumó una de las mayores transferencias de recursos en la historia argentina desde los sectores populares al capital financiero trasnacional, incluidos los miembros de su gabinete. El cinismo de la restauración neoliberal macrista es ilimitado. Macri y su gobierno de magnates no tardaron en aprovecharse del gran éxito económico y social heredado del kirchnerismo para ir gradualmente a la restauración neoliberal. Las robustas redes de protección social creadas por el gobierno anterior propiciaron que muchos argentinos no se dieran cuenta al principio del hoyo negro a que los empujaban. Los nuevos gobernantes, con la mayor impudicia, argumentaban que la supuesta pesada herencia dejada por el kirchnerismo los forzaba a aumentar hasta en 2 mil puntos porcentuales las tarifas de los servicios públicos para equilibrar las cuentas fiscales. Dos años aproximadamente pudieron sostener esta ficción, al extremo de lograr el posicionamiento de Cambiemos como primera fuerza política en las elecciones legislativas de 2017, lo que parecía afirmar sólidamente su proyecto de contrarreformas sociales.

Los astros parecían alinearse en favor de la derecha llegada al gobierno por vía electoral, algo insólito en la Argentina de los recurrentes golpes de Estado y dictaduras militares. Más aún, cuando logró vencer electoralmente en 2015 a un gobierno que no sólo sacó al país de su más profunda crisis económica y lo dejó apenas sin deuda, sino que creó 5 millones de puestos de trabajo y aplicó programas de bienestar para la mayor parte de la población. Las victorias electorales de Cambiemos son una tremenda lección para futuros y actuales gobiernos populares. El ascenso social de millones no se traduce necesariamente en igual número de votos ni consolida proyectos populares. La salida del desempleo, el acceso al trabajo bien remunerado y la conquista de la educación, salud y seguridad social gratuitas no aseguran por sí solos que sus beneficiarios sufraguen por la opción popular. Si no van acompañados de un serio trabajo de formación y participación política de las mayorías, puede ocurrir que aquellas elijan a sus enemigos para gobernarlas. Justo lo ocurrido al votar a Macri, quien llegó a la presidencia con una propuesta muy articulada, basada en el estudio de las debilidades y errores del gobierno kirchnerista. Entre ellos creer que los beneficios económicos revierten en votos automáticos para quienes los implementan y otro muy importante: la subestimación del tema de la corrupción. Claro, exagerado por los medios de difusión dominantes como práctica generalizada del gobierno popular y usado por el macrismo para encarcelar, con la complicidad de jueces y fiscales venales, a funcionarios kirchneristas de limpia trayectoria y hasta para perseguir con saña inaudita a Cristina Fernández. No han podido encarcelarla debido a que la protege el fuero y, aun si lograran retirárselo, porque, en todo caso, el precio político a pagar sería demasiado alto.

Continuar leyendo »

Deja un comentario

Los muñecos de Trump

Desde Río de Janeiro

Las mentiras y los chivos expiatorios son las dos palancas fundamentales del trumpismo para hacer política. Ya se ha calculado que el presidente norteamericano emite 20 mentiras al día, con una casi insuperable producitividad. Los principales chivos expiatorios para Trump son los mexicanos, responsables por todos los males de Estados Unidos.

Sus seguidores intentan seguir ese mismo camino. Bolsonaro y sus muñecos mienten todo el tiempo y buscar atribuir al Partido de los Trabajadores (PT)los problemas actuales del país, como si no hubieran heredado tres desastrosos años de gobierno de Temer. Asimismo, la derrota de su amigo Macri los ha dejado desconcertados. Un gobierno tan bueno, que los argentinos no han sabido valorar, prefiriendo volverse una Venezuela y exportar su población hacia Porto Alegre. (No sabe que todos los años los argentinos vienen, pero a Florianopolis y no a Porto Alegre.)

En una entrevista con Clarín, el ministro de Economía pinochetista de Bolsonaro, Paulo Guedes (foto), creyendo que los argentinos no están informados sobre Brasil, destila sus mentiras a todo vapor. Entre ellas, las más escandalosas tienen que ver con Lula.

Un gobierno que tiene 14 millones de desempleados, que no es su preocupación, acusa a Lula y al PT de no haber creado empleos para los brasileños. A Lula, cuyo gobierno ha creado 22 millones de empleos formales para los brasileños. Y al PT, que al final del mandato de Dilma, en diciembre del 2014, había logrado, por la primera vez en Brasil, pleno empleo con crecimiento económico. La pesada herencia que recibió Bolsonaro no fue la de los 12 años de gobierno del PT, sino la de los tres años desastrosos de Temer, responsable por la restauración de la política económica neoliberal.

Continuar leyendo »

Deja un comentario

(VIDEO) Machete, el virus que roba información al ejército venezolano

21 agosto 2019 – El espionaje en la red no es un tema nuevo. Durante años usuarios de todo el mundo han sido victimas de estos hechos y los gobiernos no quedan por fuera de las estadísticas. Una de las regiones mas afectadas con respecto a estos sucesos es América Latina.

En este sentido, la empresa de ciberseguridad ESET ha anunciado que este año el virus informático Machete ha retomado sus operaciones. El mismo ha robado información en países de América del Sur desde 2010 y actualmente ha comenzado a operar en Venezuela.

La firma asegura que recientemente han encontrado más de 50 computadoras intervenidas y al menos un 75% de los dispositivos pertenece a altos cargos del ejercito venezolano liderado por el presidente Nicolas Maduro. El 7% de los comprometidos se encuentran en Colombia, el 2% en Nicaragua y 16% en Ecuador. El principal objetivo de los hackers es acceder a información confidencial con respecto a movimientos de tropas, seguridad policial, asuntos exteriores y educación.

Los investigadores de ESET detallan que los ciberdelincuentes se logran infiltrar en los dispositivos mediante el envío de correos electrónicos. Una vez que el usuario interactúa con el email su dispositivo queda infectado por el “virus Machete”.

Además, el malware, al encontrarse oculto en los enlaces o archivos adjuntos del correo, permite que sea mucho más fácil engañar a las víctimas. Los investigadores aseguran que las víctimas en ningún momento son conscientes de que sus equipos han sido afectados.

Se estima que entre marzo y mayo de este año el virus ha logrado robar varios gigas de datos con información relevante a nivel militar. Por los momentos el equipo de ciberdelincuentes detrás del “virus Machete” ha mejorado su tecnología para garantizar su permanencia en los equipos infectados.

Continuar leyendo »

Guerrero Boliviano

Desde Bolivia nuestro corazón cubano...

De eso no se habla

Lo jurídico nunca antes fue + sencillo.

CHAMOSAURIO

Actualidad política de Venezuela

Hastaelnocau

Blog de Marco Teruggi

A %d blogueros les gusta esto: